fbpx

Cómo afecta viajar a tu menstruación

Muchas mujeres que viajan con frecuencia ven cambios en su menstruación, se les retrasa, adelanta, es más dolorosa, etc. Tranquila, todo tiene una explicación…

CUANDO ESTAMOS VIAJANDO

Los ovarios son órganos increíbles que están íntimamente relacionados con el reloj maestro en el cerebro, que se encuentra encima del nervio óptico y detecta la luz y la oscuridad. ¿Que significa esto? Los ovarios están prestando atención a nuestros cuerpos, nuestras influencias externas y cualquier cosa que arruine nuestra rutina. Viajar a menudo a través de múltiples zonas horarias, alterar los patrones de sueño y comer a diferentes horas del día y de la noche causa estragos en el ritmo circadiano. 

Y aunque saltar entre países es estimulante, viajar también puede ser estresante. Desde retrasos en los vuelos hasta dolores de cabeza en la aduana y la introducción de nuestros cuerpos a nuevos alimentos y ambientes. La angustia adicional causa la liberación de hormonas, lo que causa estragos en nuestro sistema.  Como con cualquier cosa, todo con moderación y equilibrio es esencial para que cada mes esto se controle mediante un cuidadoso equilibrio de hormonas. Si estas hormonas no están en equilibrio, entonces el ciclo menstrual normal puede llegar demasiado pronto o retrasarse.

CUANDO PARAS

Cuando pasas algún tiempo viajando o viajas varias veces en poco tiempo y regresas, paras, vuelves a casa y te relajas puede que tu menstruación irrumpa con más fuerza que nunca. Durante la ovulación puedes sentirte realmente dolorida y cansada pero tranquila, esto puede deberse a una acumulación en el revestimiento uterino.

COSAS QUE PUEDES HACER

Ahora que eres consciente de cómo tu período puede cambiar mientras viajas, estas mejor preparada y puedes tomar ciertas medidas para mantenerte saludable y constante. Aquí os dejamos algunas:

Intenta dormir

Claro, no siempre es posible. En un avión con las piernas encogidas y gente roncando. O en un hostel con el colchón duro. O con los cambios de horarios y el jetlag. Pero, aunque no lo creas, dormir hace maravillas para nuestros ovarios. No solo nos ayuda a mantener la regularidad, sino que cuando la regla llega durante el viaje, no será tan dolorosa (si es que te molesta habitualmente).

No te estreses

Cuando nos enfadamos o estresamos, nuestro período reacciona al retirarse. En la medida de lo posible, trata de mantenerte alejada del caos, ya que ponerse nerviosa por cosas como retrasos e interrupciones solo empeora las cosas. Deberías tener un plan para aliviar tu estrés con ejercicio o meditación. 

Come a tus horas

Cuando estás con el síndrome premenstrual, es posible que no necesites un empujón para comer más de lo habitual pero cuando nuestros cuerpos intentan adaptarse a una nueva hora de acostarse y despertarse, no siempre tenemos hambre en los momentos apropiados. Esto podría llevarnos a omitir comidas o comer en momentos extraños, lo que a su vez hace que nuestros períodos sean locos. Esto puede desencadenar períodos irregulares y más pesadoscalambres intensos . Así que intenta comer a la misma hora todos los días incluso cuando te encuentres en una nueva zona horaria, trata de mantener el mismo horario en general  porque mantener un hábito alimenticio regular ayuda a mantener los ciclos normalizados incluso cuando la vida está desorganizada debido a los viajes.

Y sobre todo, disfruta…

Creemos que el mejor consejo después de todo lo anterior es que disfrutes, tengas o no la regla. Estar menstruando no puede ser un impedimento para disfrutar de largas caminatas, baños interminables en el mar, risas con amigas en una terraza, salidas nocturnas moviendo las caderas o puestas de sol relajantes. La menstruación está ahí pero cuanto mas te conozcas y la conozcas, mejor sabrás reaccionar a los cambios, sabrás darle la vuelta y usar la regla a tu favor.

Así que, si aún no te has ido de vacaciones que la regla no te fastidie el viaje y si ya has vuelto te enviamos un abrazo para sobrellevar la “depresión post-vacacional”.

🙂

Share this post