fbpx

Empoderamiento Menstrual: así puedes ser tu mejor tú.

¿Qué significa tener la regla en nuestra sociedad? Pensar en la menstruación muchas veces nos lleva a esos momentos en los que salen todas las fábulas que se han creado alrededor de la regla y que nos han limitado durante muchos años. Durante unos días al mes no podíamos ducharnos, regar las plantas o hacer mayonesa. Aunque nos parezca increíble, muchas de estas creencias aún siguen vivas. Tal vez ya no dejamos de coger una batidora por estar menstruando, pero sí muchas mujeres postergan tener relaciones sexuales o hacer algunas actividades cotidianas por “estar en esos días”. De repente nos convertimos en enfermas convalecientes, pero ¿y si le diéramos la vuelta y usáramos la menstruación como una aliada empoderadora? 

Dolores menstruales, pinchazos, calambres, cambios de humor… vale, cuando estamos menstruando no nos sentimos las más maravillosas y atractivas del mundo, pero ¿no te has planteado que todos esos sentimientos son una construcción social que limita a las mujeres? Nos han metido en la cabeza que la regla es sucia, que debemos sentir vergüenza y relegarla a la intimidad. ¿Recuerdas esos momentos en los que salías con el tampón estratégicamente puesto en la palma de la mano para que nadie se diera cuenta de que ibas al baño a cambiarte?. Mirando a esos tiempos nos parece ridículo haber actuado así, y la razón por la que hacíamos todo eso es porque no éramos conscientes de nuestro poder como personas menstruantes. Menstruar es un acto natural de nuestros cuerpos y conocer cómo funciona en cada una de nosotras nos hace más conscientes de cómo somos y nos ayuda a entendernos y comprender los diferentes procesos por los que pasamos. 

Tu regla eres tú

Menstruar nos da una oportunidad extra para conocernos y sentirnos. Incluso cuando no es agradable y viene acompañada de dolores. Es muy fácil decirlo, pero el día que estás hecha un bicho bola en el sofá con la bolsa de agua caliente no nos consuela pensar en lo poderosas que nos hace la regla, por eso os vamos a dar unas razones por las a partir de ahora cada vez que veas su hilo caer te vas a sentir más fuerte. 

No estás loca ni eres bipolar. ¡cuántas veces hemos oído esto! Esos cambios de humor o de apetencia vital se resumen en en dos palabras: EL CICLO. El ciclo es lo que provoca que unos días estemos muy creativas y con mucha energía y otros parezca que el mundo se va a caer a pedazos.  El ciclo no son sólo los días de flujo, cuando vemos la regla físicamente, sino los días que a cada mujer nos dura el ciclo. Durante el ciclo pasamos por diferentes fases que es lo que hace que nuestras perspectiva vaya cambiando. Si conocemos nuestros ciclos sabremos qué días son más propicios para ponernos a hacer determinadas actividades o qué días hay que tomárselos con más tranquilidad. Y es que el ritmo lo debemos marcar nosotras, siempre que podamos, y no dejarnos llevar por el ritmo frenético de nuestra sociedad. 

Roja, intensa, suave, sabrosa ¿cómo es tu regla?. Siempre nos han dicho que la regla es un residuo que simplemente debemos desechar. Pero, ¿la has mirado y tocado? El creciente uso de métodos para recogerla más naturales y respetuosos nos está haciendo vernos sin filtros. Esto ha facilitado que muchas mujeres se paren y se den cuenta de lo importante y poderosa que es la menstruación.

Tú eres la que dirige el aprendizaje. Eso es el verdadero empoderamiento femenino. Parar, pensar, analizar y actuar. Pararnos a sentirnos y entendernos. Cuando nos damos cuenta de que cada cuerpo funciona de manera diferente, entonces vemos la importancia que tiene vivir cada momento del ciclo. Pensar en si la manera en la que nos tomamos las cosas y las vivenciamos es verdaderamente positiva para nosotras. Analizar qué cambios podemos hacer, cómo podemos querernos más y hacernos dueñas de nuestros cuerpos y por último actuar. Tenemos las armas, ahora hay que usarlas.

Puedes empezar cogiendo una hoja y apuntando los cambios que vas viendo en ti durante el ciclo. Haz un calendario con ellos y tenlo en cuenta. Puedes poner junto con el calendario normal el que has creado, y así podrás ir viendo y comparando cómo te sientes y estás en cada día y cómo afecta a tus rutinas. Si algo no te encaja o ves que no concuerda con lo que tu cuerpo te pide, cámbialo. Intenta poner los días más estresantes o con mayor carga de trabajo cuando estés en tus días de creatividad. Y deja lo más liviano para esos días en los que no te sientes inspirada. 

En tu interior hay muchas versiones de ti misma, disfrútalas en cada momento. 

Escrito por: María Torre @arseroticas , Periodista y Comunicadora experta en igualdad, género y sexualidades, educadora sexual y sexóloga en crecimiento.

Share this post

Deja un comentario