fbpx

La estafa de la virginidad

Virginidad…¿qué es eso?, ¿quién se sacó ese término de la manga? Y, lo que parece más importante, ¿para qué?. Vamos a ver si reflexionamos un poco sobre todas estas cuestiones que rodean a este concepto.

La virginidad como tal no existe. No es algo con lo que nazcamos y desaparezca, rompamos, se nos caiga o perdamos en ningún momento. El tener ciertas experiencias y vivencias forma parte de la vida y no le vamos poniendo nombre a todas nuestras condiciones antes y después de cada primera vez.

La RAE la define como “estado de virgen”, es decir “persona que no ha tenido relaciones sexuales” y, si miramos otras de sus acepciones, se equipara a algo “intacto”.

Este concepto limita tremendamente a la mujer, puesto que nunca se ha entendido del mismo modo la virginidad en ambos géneros, y a las relaciones íntimas.

Pone el foco únicamente en la penetración, ya que nadie entiende que se ha perdido la virginidad con un beso apasionado, ni siquiera con una felación. De este modo se le da una importancia desmedida a esta práctica, dejando a cualquier interacción erótica, íntima y sensual fuera de la catalogación de “relación sexual”. Así lo tenemos interiorizado y así lo transmitimos consciente e inconscientemente de generación en generación, creando unas expectativas de lo más equivocadas.

Esperamos que se ese momento sea como una revelación, en donde dejamos nuestro “yo virgen” atrás para dar paso a un nuevo “yo…”, bueno, no pusieron nombre al estado de pérdida de la virginidad, así que cada uno crea su propia definición: adulto, maduro, experimentado, guay…no se, cualquier adjetivo que implique algo “mejor”, pero sin sentido alguno, dado que no se siente absolutamente nada diferente después.

Y, como ya he mencionado, esto afecta sobre todo a las chicas y mujeres que se han visto sometidas y controladas a través de este concepto y las religiones y culturas que, a día de hoy, todavía lo sostentan. Las pruebas de virginidad, las mutilaciones genitales, las leyes que castigan las relaciones sexuales…afectan en mayor o menor medida a todas las mujeres del planeta. Desde el acoso que se les hace si se las considera unas “frescas”, hasta las lapidaciones por no llegar vírgenes al matrimonio (incluso habiendo sido violadas).

ONU Derechos Humanos, ONU Mujeres y la Organización Mundial de la Salud (OMS) luchan para erradicar estas barbaridades, que no hacen más que vulnerar los derechos humanos de las mujeres y las niñas.

La educación sexual cobra aquí una gran importancia. Conocer la realidad de nuestro sexo, dejando a un lado los mitos, miedos y limitaciones nos da la posibilidad de disfrutar verdaderamente de nuestros cuerpos y de las personas con las que decidimos compartirlos.

La virginidad es un constructo social que intenta mantener el control del machismo sobre el cuerpo femenino y su libertad de elección y de relación. En nosotras y nosotros está la posibilidad de debilitar su significado limitante y reduccionista.

———————————————————-

Escrito por: INMA RÍOS (Psicóloga, Sexóloga y Terapeuta de pareja)

Facebook: @inmariospsicologa

Instagram: @inmariospsicologa

Blog: https://inmariospsicologa.wordpress.com/

Share this post