fbpx

Vaginismo: por qué me duele la penetración?

El vaginismo es la dificultad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. Se trata de una afección poco común​ y las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, y alcanzar el orgasmo​ ya que esta disfunción no está relacionada con la respuesta sexual.​

La mayoría de las causas del vaginismo son psíquicas. La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, experiencias dolorosas en la visita al ginecólogo, abusos sexuales, etc.

Síntomas:

  • Ardor o picazón durante el coito.
  • Dificultad o penetración imposible, dolor al penetrar, inserción incómoda del pene.
  • Continua incomodidad sexual o dolor después del parto, infecciones urinarias, enfermedades de transmisión sexual, histerectomía, cáncer y cirugías, violación, menopausia u otros problemas.
  • Dolor sexual continuo de causas desconocidas, sin razón aparente.
  • Dificultad para insertar un tampón o tener un examen ginecológico/pélvico.
  • Espasmos en otros grupos musculares del cuerpo (piernas, zona lumbar, etc.) y/o interrupción de la respiración durante intentos de coito
  • Evitación del sexo debido a dolor y/o fracaso.

Cómo contribuye el grupo muscular PC

Los músculos del suelo pélvico que predominan en el vaginismo se llaman pubococcígeos o grupo muscular (PC). El grupo muscular PC juega un papel clave en la función del sistema reproductivo, vías urinarias, e intestinos de la mujer. Los músculos permiten a una mujer a orinar, tener coito, tener orgasmos, completar movimientos intestinales, y parir bebés. Por tanto, son también referidos como los músculos del piso pélvico, los músculos vaginales, o los músculos del amor. Con el vaginismo, la mente y el cuerpo han desarrollado una memoria muscular o respuesta condicionada en contra de la penetración. El cuerpo ha aprendido a esperar o anticipar el dolor ante la penetración, por lo que el músculo PC “retrocede” o se contrae para protegerse del posible dolor de coito. Esto es equivalente a parpadear automáticamente los ojos y contraer la cara cuando se arroja un objeto contra nosotros. No es algo que una mujer está pensando hacer, simplemente sucede.

*ejemplos

Los espasmos causan ardor o dolor con penetración o movimiento y hasta pueden bloquear completamente la entrada. El grupo muscular PC es grande y muy fuerte. Rodea la abertura urinaria, la vagina, el ano en un patrón de figura en ocho con un asa de músculos rodeando el área vaginal y la otra asa alrededor del área anal. En cada extremo, los músculos se adhieren al esqueleto y soportan y sostienen en su lugar los órganos pélvicos y abdominales como una red, formando el piso pélvico.

Tratamiento

El vaginismo es altamente tratable. El tratamiento exitoso del vaginismo no necesita de medicamentos, cirugía, ni ninguna otra técnica invasiva. El tratamiento efectivo se enfoca en la combinación de ejercicios del suelo pélvico, inserción o entrenamiento de dilatación, técnicas para la eliminación de dolor, pasos de transición, y ejercicios diseñados para ayudar a las mujeres a identificar, expresar y resolver cualquier componente emocional que esté contribuyendo al padecimiento. Los pasos del tratamiento pueden con frecuencia completarse en casa, permitiendo que una mujer trabaje a su propio paso en privacidad, o con la colaboración de un profesional de la salud.

Consejo

Si has sufrido algunos de los síntomas explicados anteriormente o sabes que sufres vaginismo no esperes más para resolver tu problema, habla con un/a especialista, lee sobre el tema, háblalo con tu pareja (si la tienes) y ponle remedio, porque lo tiene.

Share this post

Deja un comentario